Un fregadero y unas fresas

Al fondo podéis ver mi fregadero habitual. Me gusta tenerlo vacío para empezar bien el día, pero últimamente no es que esto suceda muy a menudo.

Hace unos días entré en la cocina medio adormilada para ponerme manos a la obra, y me encontré con un regalo de To: ¡fresas!

Ahora sí que ha llegado la primavera. Esto es amor. Esto es vivir. Los platos sucios, en segundo plano, porque pierden su importancia.


      

745

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 
403 Forbidden

403 Forbidden


nginx/1.12.2