Archivos con la etiqueta: libros

11 de abril de 2013

Dominique White es fundadora de Little Fingers First, un espacio cultural que promueve la literatura infantil en inglés. También es madre bloguera en Dicho de otra manera, un blog bilingüe mensual sobre temas de interés para familias interesadas en fomentar el inglés entre los más pequeños.

Dominique, nos gusta preguntar primero a todas las madres que entrevistamos: Yo no soy Supernanny, ¿tú que super NO eres?

Pues creo que… ¡yo aún no soy Flexi-Woman! Aunque definitivamente tener dos niños pequeños (3 y 7 años) me está ayudando a ser más flexible y menos exigente con mis objetivos diarios.

Me llegan actividades de lo más interesantes de Little Fingers First: visitas guiadas a museos, book parties, sesiones en inglés en una peluquería infantil… ¡Lástima que de momento vivamos lejos! ¿Con cuánta frecuencia realizáis eventos de este tipo en Madrid?

Durante el año escolar organizamos actividades culturales como visitas guiadas a museos o cuentacuentos abiertos al público en ludotecas con bastante frecuencia (1 ó 2 veces al mes). El objetivo principal es demostrar que cualquier niño español con un mínimo nivel de inglés puede divertirse haciendo una actividad de ocio 100% desarrollada en su segunda lengua, en este caso el inglés. En Little Fingers First creemos que es muy importante que los niños sepan que el inglés no es solamente una asignatura más en el colegio; es un idioma que se emplea en muchos contextos hoy en día. Debemos ayudarles y exponerles al inglés todo lo posible para que cuenten con esta importante herramienta idiomática en el futuro.

Entiendo que una de las actividades más demandadas, y así se explica en la página web, es la denominada book party. Explícanos en qué consiste.

Tenemos dos tipos de book party, la particular y el formato evento público. Cuando hacemos una book party particular nos desplazamos a una casa a petición de los anfitriones para hablar de los libros en inglés más adecuados para sus hijos y los hijos de los padres invitados a la cita. Llevamos una amplia gama de libros en inglés de contrastado éxito entre niños. Muchos ejemplares incluyen soporte digital para ayudar tanto a padres como a niños a familiarizarse con el inglés. Este asesoramiento individual es fundamental y muy bienvenido por los padres que no dominan el inglés y necesitan orientación a la hora de elegir los libros más adecuados en edad y temática para fomentar en sus hijos un aprendizaje precoz de dicha lengua.

Los book party públicos son eventos con un aforo limitado que celebramos en ludotecas o centros de ocio infantil. Solemos aprovechar el lanzamiento de un libro nuevo por algún autor que encontramos especialmente interesante o un acontecimiento cultural anglosajón para organizar un evento que puede incluir también cuentacuentos, canciones, manualidades y juegos en inglés para niños principalmente entre 3 y 8 años de edad. Siempre existen ejemplares de libros a la venta para continuar la “fiesta” en casa.  En definitiva, cuanto más expuestos estén, más cómodos se sentirán en el futuro en cualquier actividad desarrollada en inglés.

¿Hay que ser miembro de Little Fingers First? ¿Cómo nos beneficiamos de estas interesantes actividades y oportunidades culturales?

Por el momento no tenemos un club de socios aunque lo tenemos en mente teniendo en cuenta la buena aceptación de todas nuestras actividades. Podéis seguirnos a través de nuestras páginas web. La asistencia es voluntaria, flexible, estamos siempre ahí adecuándonos a las necesidades de padres e hijos. Muchas “book parties” suelen incluir descuentos adicionales en la compra de libros de literatura infantil en inglés.

Personalmente, ¿cómo describirías tu particular odisea en el mundo bilingüe con tus dos hijos?

Es un mundo lleno de experiencias enriquecedoras y momentos inolvidables. Mis hijos tienen la gran suerte de poder elegir entre describir su gusto por un nuevo libro con palabras como “¡eso mola!” y “that’s fab!”. Están en proceso de convertirse en niños bilingües asentados en España… así que te pueden responder indistintamente en inglés o castellano mientras añoran el verde de Gran Bretaña, muestran su pasión por “la roja” o se deshacen en elogios hacia la comida española.

¿Algún consejo que nos puedas dar a nivel de preescolares, sobre todo a madres que están deseando que sus hijos sean lo más bilingües posible?

Debe ser un proceso de aprendizaje y diversión continuos donde es importante buscar situaciones de ocio dirigidas en inglés. En Madrid hay ofertas de todo tipo: danza, yoga, música en inglés para niños a partir de 6 meses, talleres de cocina o manualidades, todo 100% en inglés pero muy accesible. Aunque los niños pre-escolares apenas balbuceen aún el idioma, son como esponjas que lo absorben todo y que de todo aprenden. Exponer al inglés a los más pequeños desde una temprana edad es una inversión de tiempo y esfuerzo que merece la pena porque estás ayudándoles a enfrentar su entorno presente y futuro con una mayor naturalidad.

Podéis encontrar información adicional sobre Little Fingers First en su página web y también en Facebook.

Y ahora os toca: ¿cómo van vuestros niños con el inglés? ¿Qué creéis que hace falta para que adquieran más nivel que la mayoría de los españoles en la actualidad?

  0
16 de marzo de 2011

¿Cómo conciliar el sueño de tu vida con tu papel como madre? ¿Y si el sueño, aparte de ser madre, es…escribir?

El verano pasado leí Writing Motherhood (Escribiendo la maternidad: el proceso de acceder a tu creatividad como madre y escritora) de Lisa Garrigues. Relata su experiencia en lanzarse a escribir su vida en cuadernos, simplemente porque sí, para así conciliar su sueño de escribir con su papel como madre. Así empezó el ritual de escribir quince minutos al día en lo que denominaba su “cuaderno de madre”, no sólo para crear una tesorería de recuerdos, dice, sino también para mantener la cordura. Más adelante, daría clases a madres sobre cómo usar la escritura como herramienta para registrar su vida y entender sus experiencias.

Lo que me llamó la atención del libro es que va más allá de escribir el diario del bebé, que por imprescindible que sea, no deja de ser la vida de tu bebé y no tanto la tuya. Garrigues invita a las mujeres a explorar todas las facetas de su maternidad, incluido su pasado y su propia relación con sus padres.

En su libro Garrigues ofrece un abecedario repleto de consejos a madres que siempre han querido escribir; aquí tenéis seis de los primeros:

1. Deja que los instantes de la maternidad te despierten. Tanto los extremos como las rutinas – los altos, los bajos, los altibajos – contienen gran riqueza que redactar. No te preocupes en escribirlo todo y ni siquiera en apuntarlo todo bien. Simplemente intenta expresar algún principio sobre lo que significa criar tus hijos cualquier día del año, en cualquier momento.

2. Sé una madre que escribe. Las madres no nos levantamos a diario para preguntarnos si debemos darles el desayuno a nuestros hijos. Los escritores tampoco esperan inspiración o el deseo de empezar a redactar. Cuando es hora de escribir, escribe. Cuanto más lo hagas, más fácil será. Idealmente, esto es algo que haces todos los días para ti.

3. Elige tus herramientas. Sólo necesitas un cuaderno y un bolígrafo. Más adelante puede que elijas copiar páginas selectas a un ordenador, pero el cuaderno es más portátil y más personal. Llévate el cuaderno y el bolígrafo a todas partes. Nunca sabes cuándo dispondrás de quince minutos para escribir.

4. Empieza con menos para ir acostumbrándote. La regularidad con la que escribes es mucho más importante que la cantidad o el tiempo que escribes. Empieza con algo corto – dos páginas (unos quince minutos) al día. En tan sólo dos páginas de cuaderno, puedes capturar fácilmente un instante de tu maternidad.

5. Olvídate de las reglas. Las reglas nos limitan a pensar en lo que redactamos como correcto o incorrecto, bueno o malo. Cuando escribas, olvídate de puntuación, gramática, ortografía, precisión, lógica. La limpieza la puedes hacer más adelante. Por ahora, dedícate tan sólo a escribir.

6. Genera una lista de consignas para redactar. Las consignas te ayudan a empezar a escribir. Pueden ser muy variadas: un directivo (“escribe sobre la hora de irse a la cama”), una frase (“el día que naciste”), una palabra (“herencia”). Empieza una lista de consignas en la parte posterior de tu cuaderno. Así, cada vez que te sientes a escribir, sólo tienes que escoger una consigna y empezar.

  0
08 de febrero de 2011

Desde hace unas semanas hay un intruso en la casa que nos hace la vida imposible.

Todo empezó con una bibliotecaria demasiado buena (que nadie le quite mérito). Cierto día soleado Pin visitó la biblioteca del barrio con su clase. Y la bibliotecaria les contó un par de cuentos. Pin me contó los dos, pero incidió en el segundo con los ojos redondos, redondos. Se trataba de un pollito muy pequeño, suave y amarillito que desgraciadamente se veía continuamente en peligro por el Gato Pelado, que cada vez que acechaba, decía, “¡Maramamiau!” Me dijo Pin que se había asustado, que no le había gustado el cuento; hablamos un rato, y no le di más importancia.

Esa noche se despertó chillando porque venía Gato Pelado. Logramos tranquilizarla pero se volvió a despertar tres veces con pesadillas.

Al susodicho lo busqué en Internet y me encontré con este gato siniestro. Más tuvo que impresionar si la que contaba el cuento tenía dotes dramáticas, que parece que así había sido.

El dichoso Gato Pelado siguió despertando a Pin durante cuatro noches sucesivas.

Pero la historia no termina allí, porque Pin también es muy buena bibliotecaria. Se le ocurrió contarle el cuento a su hermano con toda la intriga y dramatización y “maramamiaus” posibles, y Pon acabó como si hubiese visto al gato en sus propias carnes.

Ya os cuento que han pasado semanas desde aquello.

Durante la última semana y media no hemos dormido muy bien. Nos hemos tenido que levantar una media de dos veces por noche por accidentes en la cama, mocos que no dejan respirar, un vaso que hay que rellenar o cualquier tema relacionado a la salud de nuestros hijos. O no.

Noche sí, noche no, es porque nuestro amigo Gato Pelado sigue amenazando, ya sea a uno o a otro.

El otro día, ya hasta el moño de no dormir, le pillé por banda a Pin en la merienda.

–Pin, ¿sabes qué? Ya que no puedo ir yo al Caribe, le he dicho a Gato Pelado que haga las maletas y se vaya él a la playa, al Caribe. Y me ha dicho que muy bien, que tenía ganas de cambiar de aires. Así que me he despedido de él y se ha ido muy contento.
–Pero, Mamá, si me dijiste que no existía, que sólo era un cuento.
–Ya, pero como seguís hablando de él, éste es otro cuento que te cuento yo.
–¿Y ya no va a volver?
–No, dice que está en la gloria tomando el sol, que no le apetece volver en absoluto, y que además, se va a convertir en un gato bueno. Mira, lo dice en esta postal.

El caso es que empezamos a jugar a que mandábamos postales a Don Gato Pelado, y Pin le decía las cosas malas que había hecho, y él escribía de vuelta pidiendo perdón y ella le perdonaba. Tuve que acabar la sesión después de veinticinco postales porque mi imaginación ya no daba para más. Pin se quedó muy contenta, y yo más, porque pensaba que era la madre guay que había acabado con su pesadilla.

¡Ilusa! Las Supernannies no existen, tampoco las supermamis.

Hoy por la tarde. Hora de la siesta. Me encuentro a Pin en el sofá, la cabeza tapada con una manta y llorando a moco tendido. No hay manera de hacerla asomar.

–¡Tengo miedo!
–Pero ¿de qué? ¿Qué pasa?
–¡¡¡El gato!!!
–Que ya te he dicho que el Gato Pelado…
–¡Es que no es Gato Pelado…es otrooooo!

  0