Archivos con la etiqueta: blogging

29 de abril de 2013

Nina Levy es una madre entre otras que cada noche les prepara la merienda del día siguiente a sus hijos de cinco y nueve años. Con una pequeña diferencia, ya que es artista. Después se queda una hora o dos adicionales dibujando en la servilleta que también incluye con el menú.

Durante más de cinco años y medio, sus hijos han abierto sus meriendas en el colegio y se han encontrado con un mensaje de su madre combinado con perros superhéroes, Angry Birds, el Caballero Oscuro con un osito de peluche, zombis amistosos o Yoda, según la inspiración del momento. En un artículo que apareció en el New York Times, Levy calcula que a estas alturas son más de unas 2.000 servilletas.

Podéis ver las servilletas de Levy, escultora en Nueva York, en su blog.

Ahora confesadlo, ¿a que más de uno habéis dibujado en la servilleta de la merienda?

  2
11 de abril de 2013

Dominique White es fundadora de Little Fingers First, un espacio cultural que promueve la literatura infantil en inglés. También es madre bloguera en Dicho de otra manera, un blog bilingüe mensual sobre temas de interés para familias interesadas en fomentar el inglés entre los más pequeños.

Dominique, nos gusta preguntar primero a todas las madres que entrevistamos: Yo no soy Supernanny, ¿tú que super NO eres?

Pues creo que… ¡yo aún no soy Flexi-Woman! Aunque definitivamente tener dos niños pequeños (3 y 7 años) me está ayudando a ser más flexible y menos exigente con mis objetivos diarios.

Me llegan actividades de lo más interesantes de Little Fingers First: visitas guiadas a museos, book parties, sesiones en inglés en una peluquería infantil… ¡Lástima que de momento vivamos lejos! ¿Con cuánta frecuencia realizáis eventos de este tipo en Madrid?

Durante el año escolar organizamos actividades culturales como visitas guiadas a museos o cuentacuentos abiertos al público en ludotecas con bastante frecuencia (1 ó 2 veces al mes). El objetivo principal es demostrar que cualquier niño español con un mínimo nivel de inglés puede divertirse haciendo una actividad de ocio 100% desarrollada en su segunda lengua, en este caso el inglés. En Little Fingers First creemos que es muy importante que los niños sepan que el inglés no es solamente una asignatura más en el colegio; es un idioma que se emplea en muchos contextos hoy en día. Debemos ayudarles y exponerles al inglés todo lo posible para que cuenten con esta importante herramienta idiomática en el futuro.

Entiendo que una de las actividades más demandadas, y así se explica en la página web, es la denominada book party. Explícanos en qué consiste.

Tenemos dos tipos de book party, la particular y el formato evento público. Cuando hacemos una book party particular nos desplazamos a una casa a petición de los anfitriones para hablar de los libros en inglés más adecuados para sus hijos y los hijos de los padres invitados a la cita. Llevamos una amplia gama de libros en inglés de contrastado éxito entre niños. Muchos ejemplares incluyen soporte digital para ayudar tanto a padres como a niños a familiarizarse con el inglés. Este asesoramiento individual es fundamental y muy bienvenido por los padres que no dominan el inglés y necesitan orientación a la hora de elegir los libros más adecuados en edad y temática para fomentar en sus hijos un aprendizaje precoz de dicha lengua.

Los book party públicos son eventos con un aforo limitado que celebramos en ludotecas o centros de ocio infantil. Solemos aprovechar el lanzamiento de un libro nuevo por algún autor que encontramos especialmente interesante o un acontecimiento cultural anglosajón para organizar un evento que puede incluir también cuentacuentos, canciones, manualidades y juegos en inglés para niños principalmente entre 3 y 8 años de edad. Siempre existen ejemplares de libros a la venta para continuar la “fiesta” en casa.  En definitiva, cuanto más expuestos estén, más cómodos se sentirán en el futuro en cualquier actividad desarrollada en inglés.

¿Hay que ser miembro de Little Fingers First? ¿Cómo nos beneficiamos de estas interesantes actividades y oportunidades culturales?

Por el momento no tenemos un club de socios aunque lo tenemos en mente teniendo en cuenta la buena aceptación de todas nuestras actividades. Podéis seguirnos a través de nuestras páginas web. La asistencia es voluntaria, flexible, estamos siempre ahí adecuándonos a las necesidades de padres e hijos. Muchas “book parties” suelen incluir descuentos adicionales en la compra de libros de literatura infantil en inglés.

Personalmente, ¿cómo describirías tu particular odisea en el mundo bilingüe con tus dos hijos?

Es un mundo lleno de experiencias enriquecedoras y momentos inolvidables. Mis hijos tienen la gran suerte de poder elegir entre describir su gusto por un nuevo libro con palabras como “¡eso mola!” y “that’s fab!”. Están en proceso de convertirse en niños bilingües asentados en España… así que te pueden responder indistintamente en inglés o castellano mientras añoran el verde de Gran Bretaña, muestran su pasión por “la roja” o se deshacen en elogios hacia la comida española.

¿Algún consejo que nos puedas dar a nivel de preescolares, sobre todo a madres que están deseando que sus hijos sean lo más bilingües posible?

Debe ser un proceso de aprendizaje y diversión continuos donde es importante buscar situaciones de ocio dirigidas en inglés. En Madrid hay ofertas de todo tipo: danza, yoga, música en inglés para niños a partir de 6 meses, talleres de cocina o manualidades, todo 100% en inglés pero muy accesible. Aunque los niños pre-escolares apenas balbuceen aún el idioma, son como esponjas que lo absorben todo y que de todo aprenden. Exponer al inglés a los más pequeños desde una temprana edad es una inversión de tiempo y esfuerzo que merece la pena porque estás ayudándoles a enfrentar su entorno presente y futuro con una mayor naturalidad.

Podéis encontrar información adicional sobre Little Fingers First en su página web y también en Facebook.

Y ahora os toca: ¿cómo van vuestros niños con el inglés? ¿Qué creéis que hace falta para que adquieran más nivel que la mayoría de los españoles en la actualidad?

  0
12 de julio de 2011

Seguimos con la serie de Cómo contar tus desvaríos en un blog y no morir en el intento. ¿Qué tal? ¿Ya has abierto tu blog? ¿Cómo van esas entradas? ¿Estás manejando el blog? ¿O el blog te está manejando a ti?

En esta entrada me gustaría cubrir unas reglas básicas de protocolo bloguero.

En las entradas de tu blog:

En cuestiones de estética, haz que tu blog sea fácil de leer. ¿De verdad hacen falta la musiquita de fondo y las mariposas revoloteando por la plantilla? ¿El fondo de diseño barroco en naranja con la letra de colorines distintos párrafo por párrafo? Ya sé que es tentador, pero muchos queremos, sencillamente, leerte, y que no nos cueste demasiado esfuerzo. Por eso, recomiendo una plantilla sencilla, de colores básicos, y una fuente fácil de leer y de un tamaño accesible, ni demasiado pequeño ni enorme. Y, por favor, NO ESCRIBAS TODO EN MAYÚSCULAS. Sé que puede resultar más fácil escribir así, pero da la sensación de estar gritando, o al menos, así se entiende en el ciberespacio. Así que si quieres enfatizar algo, subráyalo o ponlo en negrita, ocasionalmente utiliza mayúsculas, pero no escribas todas tus entradas y comentarios en mayúsculas.

No copies contenidos de otros sin pedir permiso o, si no puedes localizarles, sin decir de dónde lo has copiado. Algunos blogs o páginas web ya tienen publicados sus pautas de reproducción, algunos publican bajo Creative Commons; sólo tienes que prestar un poco de atención. Pero lo mejor de todo es ser creativa y producir tu propio contenido original de calidad.

Escribe para ti, pero también para los demás. Pregúntate, ¿qué les estoy dando? ¿Qué valor estoy añadiendo a sus vidas? ¿Qué estoy contribuyendo a Internet? Recuerda que tu blog tiene, potencialmente, un alcance mundial.

Si escribes sobre tus hijos o personas que conoces, piensa en su reacción al leerlo (en el caso de tus hijos, dentro de unos años). Intenta no comprometer su intimidad y no avergonzarles. Si tus contenidos son muy personales, quizás quieras utilizar un pseudónimo. O limitarte a escribir sobre ti misma, no los que te rodean. Sobre estas líneas, es aconsejable estar de acuerdo con tu pareja en cuanto al alcance de tu vida bloguera para que no se lleve sorpresas o disgustos.

En los comentarios de tu blog:

Sé cortés y amable con los que se toman el tiempo de comentar en tu blog. Puedes decidir si contestar todos los comentarios o no – depende del tiempo del que dispongas. Si alguien no está de acuerdo contigo, no te lo tomes a pecho, no estés a la defensiva. Recuerda que siempre puedes activar la moderación de los comentarios para que no se publiquen comentarios abusivos o indeseados.

Si puedes, aunque tengas poco tiempo, visita los blogs de los que te visitan a ti y déjales algún comentario recíproco. Es muy bonito formar amistades con otros blogueros, sean madres o no.

¿Preguntas, comentarios, aportaciones?

  0
23 de junio de 2011

Cada vez que escribes y publicas en tu nuevo blog, ese texto que has escrito, junto con su título, se denomina post en inglés o entrada en castellano. Y aunque puedes hacer lo que quieras con cada entrada o post – porque se trata de una bitácora, al fin y al cabo – sí que hay unas pautas generales que puedes seguir y que te facilitaran la vida. Recuerda que estamos hablando de ser madre y mantener un blog sin morir en el intentosencillez al máximo.

¿En qué consiste una entrada?

Cada entrada = un tema.

Es decir, si tu blog es didáctico, no intentes cubrir temas muy amplios – reduce el tema por puntos y trata un punto por entrada. Si son puntos breves, resúmelos en una lista, pero siempre manteniéndote bajo el paraguas de una idea central.

Si tu blog es un diario, no cuentes tu semana entera en una sola entrada a menos que tenga un buen hilo conductor de principio a final.

Siempre intenta pensar primero en un título o una frase (aunque luego no la utilices de título) que resuma bien la idea central que quieras describir. Así tú no te irás por las ramas, comunicarás con mayor claridad, y tus lectores te seguirán con más facilidad.

¿Entradas largas o cortas?

Hay mucha discusión en la blogosfera (mundo de los blogs) en cuanto a si escribir más o menos. Personalmente prefiero que las entradas no sean muy largas y que sean más frecuentes. Si son largas, tienen que tener un título que me enganche o tiene que tratarse de un blog que siga con asiduidad. Personalmente te animaría a empezar con esa sencillez, que tus entradas ronden entre 200-400 palabras y que intentes publicarlas una o dos veces por semana hasta que consigas un buen ritmo.

Entradas de calidad

No tienes que ser una gran escritora para ofrecer calidad en tu blog. Recuerda revisar al menos una vez lo que has escrito para que no contenga muchos errores de ortografía, lógica, etc. Hay gente que escribe y publica en un clic. Yo prefiero escribir en un documento de Word, porque normalmentesólo puedo dedicar unos 15 minutos al día al blog. La entrada la voy construyendo progresivamente. Esto me ayuda a pulir mínimamente lo que escribo, a corregir errores, a procurar que acabe siendo una lectura fácil y agradable.

Para que tu entrada sea más fácil de leer, intenta resaltar frases en negrita o utilizar subtitulos. Separa por párrafos. Intenta limitar las expresiones locales para que te podamos entender todos, no sólo los que viven en tu barrio o región.

¿Preguntas, comentarios, aportaciones?

Continuará…

  0
14 de junio de 2011

Segunda parte de Cómo contar tus desvaríos en un blog y no morir en el intento

Para empezar, regístrate y monta tu blog en una plataforma de las grandes como, por ejemplo, Blogger.comWordPress.com. ¿Por qué?
1. Son gratuitos.
2. No necesitas instalar nada en tu ordenador.
3. Tienen instrucciones fáciles y precisas para montar tu blog (no tienes que haber estudiado ingeniería aeronáutica para montar tu bitácora).
4. Puedes personalizar tu blog con plantillas en tan sólo unos clics, sin necesidad de programación o conocimiento de código.
5. Es más fácil conectar con otros blogs en seguida a través del sistema de comentarios.
6. Tienen sistemas incorporados para ver las estadísticas de tu blog (quién te lee), utilizar encuestas, subir fotos, colocar los enlaces que más te gustan, etc.

Como se trata de no morir en el intento – es decir, se sobreentiende que no te sobra el tiempo – sugiero que empieces con la mayor sencillez posible. Es decir, no te metas en berenjenales de diseño ni de subir fotos ni de nada que te resulte demasiado nuevo o difícil, para empezar. Más adelante, cuando te sientas cómoda, podrás experimentar con todo lo que quieras.

Abre tu cuenta siguiendo paso a paso las instrucciones de la plataforma, elige un diseño que te guste y…empieza a escribir. Lo más importante es que consigas un ritmo de publicación, primero, para ti misma, y después, para los que te leen. Aparte, si quieres que te lea más gente aparte de tu madre, necesitas establecer un ritmo para que tu blog sea interesante.

Para conseguir ese ritmo, encuentra un espacio personal (aunque sea en la terraza con la lavadora) y un hueco en tu día para poder escribir. Empieza con menos y progresa a más para no frustrarte. Ponte una meta de minutos: 10, 15, 20, 30 minutos, lo que dispongas. Y dedícate a escribir y reescribir, no a mirar el e-mail o leer los blogs de los demás. Seguramente ya tendrás temas que has ido pensando a lo largo del día. Las ideas las puedes anotar en el móvil o en un cuaderno, y luego pasarlas a un documento Word de fácil acceso.

En la próxima entrega, hablaremos de las entradas en sí.

¿Preguntas, comentarios, aportaciones?

Continuará…

  0
31 de mayo de 2011

Esta entrada va para Amor María y todas las madres que quieran empezar un blog; también podéis leer sobre las experiencias de otras madres blogueras que hemos entrevistado.

En Internet podéis encontrar raudales de información para complementar las ideas que os doy a continuación:

ANTES DE EMPEZAR TU BLOG

Define tu blog.

¿Sobre qué escribirás?
¿Cuál es el propósito de tu blog?
¿Qué estilo te definirá?

Un blog puede ser tan personal como un diario o tan impersonal como un tablero de anuncios. Puede ser poético o realista. Puede ser un fotoblog o videoblog. Tú decides en qué dirección canalizar tus desvaríos. También puedes mezclar, pero debes intentar resumir la idea de tu blog en una fraseque te sirva de norte. Siempre recuerdo un consejo de uno de mis profesores de periodismo: nos dijo que si alguien nos preguntaba de qué iba nuestro artículo, teníamos que imaginar estar en un coche delante de un semáforo y poder explicar el concepto del artículo antes de que cambiara la luz. Intenta aplicar este consejo a tu blog. Si te preguntaran en un semáforo, ¿de qué va tu blog?, tendrías que poder resumirlo antes de que se pusiera en verde. Más adelante, este resumen lo puedes pulir y poner en el perfil del blog para que los lectores se orienten a primera vista.

Te puedes hacer estas preguntas si te está costando definirte: ¿Quién quieres que lea tu blog en última instancia? ¿Qué mensaje quieres transmitir? ¿Qué esperas dar a los demás cuando leen tu blog? ¿Qué esperas sacar de la experiencia de escribir un blog?

Piensa en varias alternativas para el nombre del blog.

Te conviene poner un título que defina tu blog y dé una idea de qué va; puedes hacer una búsqueda breve en Internet para ver si ya existen otros blogs con ese nombre. Piensa en varias ideas con las que puedas trabajar.

Al final te harán falta dos nombres:
El título del blog: se puede cambiar con facilidad y puede ser más largo, como por ejemplo, “Mamá se ha vuelto loca”.
El título del url: consiste en un nombre más corto o resumido para el url (la dirección de la página de tu blog en Internet). Por ejemplo, si estás trabajando con Blogger, si le das el título de “Mamá se ha vuelto loca”, tendrás que ver si está disponible un url como “mamaloca” para que la dirección de tu blog sea mamaloca.blogspot.com (no te preocupes, tanto Blogger como otras compañías te guían a través de todos los pasos que tienes que seguir para ponerle nombre al blog, etc.; de esto hablaremos en la siguiente entrada).

Defínete como bloguera.
¿Escribirás con tu nombre y apellido, o sólo con tu nombre? ¿Desde el anonimato? Si prefieres mantener algo de anonimato, elige un nombre que te identifique y que suene bien con tu blog. Si no quieres revelar los nombres de tu familia, también puedes elegir nombres para ellos. Por ejemplo, en el blog Mujer desesperada, la autora es Triple, está casada con Insufrible, y sus hijos son Campeón y Princesa.

¿Preguntas, comentarios, aportaciones?

Segunda parte: A la hora de empezar tu blog

  0
22 de marzo de 2011

En la última entrada repasamos seis consejos para madres que siempre han querido escribir. Los consejos de Lisa Garrigues tenían que ver con escribir en privado, en un cuaderno; aparte, desde aquí también quiero animar a más madres a plasmar sus experiencias y pensamientos en un blog. Puede que no seamos grandes escritoras, que nuestro público no supere las cinco personas, que pensemos que nuestra vida no es ni ha sido muy interesante, pero todas tenemos un legado que dejar. Incluso si nadie lee lo que escribimos y lo circunscribimos a un cuaderno, es nuestra catarsis, nuestro espacio personal. Sobre todo quiero animar a las que piensan que lo harán “algún día” o que ahora no tienen tiempo. No hay mejor momento que ahora (podéis leer sobre cómo mantener un blog en 15 minutos diarios). Los recuerdos se desvanecen más rápido de lo que nos podemos imaginar y los tenemos que capturar antes de que así sea.

Con esto también os presento una mini-sección, Madres que escriben , donde podremos conocer a madres que mantienen un blog y tienen al menos un preescolar en casa.

Entrevistas a madres blogueras:
Isabel García-Zarza
Eva López Cañas

  0
16 de marzo de 2011

¿Cómo conciliar el sueño de tu vida con tu papel como madre? ¿Y si el sueño, aparte de ser madre, es…escribir?

El verano pasado leí Writing Motherhood (Escribiendo la maternidad: el proceso de acceder a tu creatividad como madre y escritora) de Lisa Garrigues. Relata su experiencia en lanzarse a escribir su vida en cuadernos, simplemente porque sí, para así conciliar su sueño de escribir con su papel como madre. Así empezó el ritual de escribir quince minutos al día en lo que denominaba su “cuaderno de madre”, no sólo para crear una tesorería de recuerdos, dice, sino también para mantener la cordura. Más adelante, daría clases a madres sobre cómo usar la escritura como herramienta para registrar su vida y entender sus experiencias.

Lo que me llamó la atención del libro es que va más allá de escribir el diario del bebé, que por imprescindible que sea, no deja de ser la vida de tu bebé y no tanto la tuya. Garrigues invita a las mujeres a explorar todas las facetas de su maternidad, incluido su pasado y su propia relación con sus padres.

En su libro Garrigues ofrece un abecedario repleto de consejos a madres que siempre han querido escribir; aquí tenéis seis de los primeros:

1. Deja que los instantes de la maternidad te despierten. Tanto los extremos como las rutinas – los altos, los bajos, los altibajos – contienen gran riqueza que redactar. No te preocupes en escribirlo todo y ni siquiera en apuntarlo todo bien. Simplemente intenta expresar algún principio sobre lo que significa criar tus hijos cualquier día del año, en cualquier momento.

2. Sé una madre que escribe. Las madres no nos levantamos a diario para preguntarnos si debemos darles el desayuno a nuestros hijos. Los escritores tampoco esperan inspiración o el deseo de empezar a redactar. Cuando es hora de escribir, escribe. Cuanto más lo hagas, más fácil será. Idealmente, esto es algo que haces todos los días para ti.

3. Elige tus herramientas. Sólo necesitas un cuaderno y un bolígrafo. Más adelante puede que elijas copiar páginas selectas a un ordenador, pero el cuaderno es más portátil y más personal. Llévate el cuaderno y el bolígrafo a todas partes. Nunca sabes cuándo dispondrás de quince minutos para escribir.

4. Empieza con menos para ir acostumbrándote. La regularidad con la que escribes es mucho más importante que la cantidad o el tiempo que escribes. Empieza con algo corto – dos páginas (unos quince minutos) al día. En tan sólo dos páginas de cuaderno, puedes capturar fácilmente un instante de tu maternidad.

5. Olvídate de las reglas. Las reglas nos limitan a pensar en lo que redactamos como correcto o incorrecto, bueno o malo. Cuando escribas, olvídate de puntuación, gramática, ortografía, precisión, lógica. La limpieza la puedes hacer más adelante. Por ahora, dedícate tan sólo a escribir.

6. Genera una lista de consignas para redactar. Las consignas te ayudan a empezar a escribir. Pueden ser muy variadas: un directivo (“escribe sobre la hora de irse a la cama”), una frase (“el día que naciste”), una palabra (“herencia”). Empieza una lista de consignas en la parte posterior de tu cuaderno. Así, cada vez que te sientes a escribir, sólo tienes que escoger una consigna y empezar.

  0