Ser humana otra vez

En la canción de la película Disney La Bella y la Bestia, “Ser humano otra vez”, los muebles y utensilios animados del castillo encantado de la Bestia sueñan con volver a su estado original de seres humanos.

A veces como madre me encuentro tarareando esta canción, y no sólo porque sea pegadiza:realmente sueño con volver a ser humana.

Antes de que pongáis el grito en el cielo, sabed que no intercambiaría mi estado de madre por nada. De hecho, sé que ser madre, a mí en particular, me ha hecho más humana, más viva que nunca.

Pero a veces se puede ser demasiado madre, no para con los hijos propios, sino para con los demás, hacia el mundo en general, y sobre todo en la etapa preescolar. Como cualquier papel en la vida, puede encorsetar.

Existe un cosmos, la galaxia de las madres, como he comentado en el pasado. Vivo inmersa por necesidad en esta galaxia y estoy más que agradecida por mis compañeras de reparto. Pero a veces me es menester retirarme de ese cosmos sectario. Porque – ¿podemos negarlo? – realmente es sectario.

Lo notas en seguida cuando estás en un grupo mixto y se juntan tres madres a hablar de sus embarazos o partos: las madres regodeándose en cada detalle con todo orgullo (al fin y al cabo, se suele entrar en este club a través de un rito de iniciación duro) y los demás preguntando “¿episio…qué?” o directamente vomitando en el cubo de basura más cercano.

Hablar de partos es interesante y últimamente lo hago más que nunca (¿por qué será?). Pero también hay ocasiones en las que…necesito olvidarme de que he parido.

Ocasiones en las que quiero desayunar con amigas que tienen tiempo para depilarse las cejas. Quedarme hasta las tantas cotilleando con otros tres que todavía no saben lo que es cambiar un pañal. Y otro. Y otro. Hablar por teléfono con otra amiga sin prole que tiene la suerte de recorrer el mundo como Willy Fogg sin barajar horarios de guarderías, turnos de suegras y madres, o instrucciones kilométricas para el marido que se queda en casa. Volver a entrar en la complicada existencia de una amiga soltera que, por mucho que se le complique la vida – ¡puede dormir toda la noche del tirón!

Gracias, terrestres, por aportar ¡aire! a mi vida. Gracias, amigos, por hacerme
“bailar otra vez, girar otra vez
Mover fácilmente los pies
Ser humano otra vez, solo humano otra vez,
Con aquel viejo vals, un, dos, tres”…

La Bella y la Bestia – Humano otra vez [España] [HD]

      

1387

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>