Prohíben la entrada a niños menores de 6 años

Este verano leía la noticia de un restaurante en EEUU que prohibía la entrada a niños menores de seis años porque sus clientes estaban hartos de familias con niños maleducados y ruidosos. ¿Es discriminatorio o es inteligente?, preguntaba el artículo. Continúan después del artículo nada menos que veinte mil comentarios al respecto.

Unas semanas después salió una noticia de seguimiento, que el “movimiento” anti-niños en restaurantes se estaba propagando, y no sólo en restaurantes sino también en hoteles, cines y hasta supermercados. Preguntaba la autora: “…la gente ya no simpatiza tanto con los niños como antes. A medida que empresas responden a esta nueva generación de clientela de ‘primera clase’, ¿están en peligro de convertirse en ciudadanos de segunda los padres?”

No es ningún misterio: yo ya me siento como ciudadana de segunda, y más con dos preescolares y la tercera hecha un bombo enorme. Aunque España es mucho más tolerante en cuanto a la bulla en general, soy ciudadana de segunda por tener “demasiados” hijos o por no conseguir mantener una imagen más cuidada en muchas ocasiones (tanto la mía como la de mis hijos). Pero mientras se quede en miradas o incluso comentarios, no pasa nada…si se pasara al tema de restaurantes y otros lugares públicos, me pongo de rodillas para suplicar clemencia.

No es que tenga mucha oportunidad de gastar en estos temas, pero una visita mensual al MacDonalds es suficiente como para hacer circular una petición de misericordia y que me admitan a restaurantes normales. Gente privilegiada, ¿sabéis a cuántos decibelios se llegan en un parque infantil de estos establecimientos? ¿Sabéis el efecto que tendríais en nuestra salud si nos relegarais a restaurantes sólo aptos para preescolares? ¿Entendéis algo del “efecto manada”…que si nos limitáis a las familias normales, y siempre tenemos que comer donde sólo hay otros niños, en horarios infantiles, acaban imitando a los peores…en vez de estar expuestos a gente y edades de todo tipo, de comportamiento educado, digno a imitar? Y más que nada, ¿os dais cuenta de que si algunos de nosotros tenemos más de dos hijos, si sumamos cuántos años estaríamos desterrados a esta posición inferior, algunos llegamos a ONCE años de nuestra vida criando hijos por debajo de los seis años?

Bromas aparte, a España no creo que llegue “el movimiento” pero sí que quiero proponer que esta noticia nos haga meditar. Ya sé que hay gente de cierto tipo por el mundo, superexigente, que no tolera que los niños sean niños o que tengamos un mal día con nuestros críos. Pero también entiendo la reacción de una persona promedio que come en un restaurante y, sin esperar que nuestros hijos sean angelitos, tampoco desea salir del establecimiento medio sordo y con un guisante incrustado en el ojo por la mala educación de nuestros mocosos. Y es que en general, cada vez más, se educa a los niños como si fueran pequeños déspotas que pueden hacer lo que les dé la gana en cada momento. Para no causarles traumas. Para que desarrollen su individualidad. O lo que sea. Y acaban por el mundo causando traumas a los demás e incluso a sus propios padres.

Creo que esta noticia puede ser un toque de atención para que también enseñemos principios de amor, respeto y convivencia a nuestros hijos, y que, efectivamente, en algunos sitios no se puede dar rienda suelta a toda su efusividad o ruido, mientras que en otros sí. Todos pensamos que nuestros hijos son inteligentes; si no tienen una discapacidad en este sentido, os aseguro quepueden aprender la diferencia de cómo comportarse en cada lugar. Si acabamos como ciudadanos de segunda clase, admitidos o rechazados según la edad de nuestros hijos – por injusto que parezca –, puede que nosotros mismos como padres nos lo hayamos buscado.

      

1755

 

3 Respuestas a Prohíben la entrada a niños menores de 6 años

  1. xMaria dice:

    En más de una ocasión me he encontrado en un restaurante teniendo que soportar a los niños de la mesa de al lado gritando y corriendo a nuestro alrededor. Eso hace insufrible mi comida, prefiero quedarme en casa tranquila. Yo educo a mis hijos para que no molesten a los demás, ¿Por qué tengo que soportar que los maleducados hijos de los demás me hagan pasar un mal rato? En realidad, lo que se debiera prohibir es la entrada de padres/familias maleducadas. Pero, como no tenemos una etiqueta con nuestro nivel de educación en la frente, no me parece mal que haya restaurantes donde no dejen entrar a niños pequeños. ¡Por fin podemos hablar tranquilos!

    • Nova dice:

      Es cierto, lo que haría falta sería un baremo, pero es imposible…

      También me ha pasado en alguna ocasión que salgo con amigas y sus hijos, estamos demasiado entretenidas hablando y nuestros hijos se desmadran. Es mejor evitar este tipo de situación… Hay sitios y hay sitios para que nuestros hijos corran a sus anchas.

  2. alr dice:

    Quizás eso sea excesivo, pero si que me molesta tremendamente cuando un niño grita a todo pulmón sea en un restaurante, tienda o cualquier sitio publico. Me estallan los oidos y me quedo mirando a los padres porque en muchos casos los padres no hacen nada por remediarlo y es que la falta de disciplina con que se educa ahora a los niños es el problema. Pero parece que está de moda los niños malcriados, y a mi que me encantan los niños, me molestan los padres no los niños. Estos detalles son parte de la educación de un hijo y la disciplina empieza desde que nacen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 
manmeds.top | 502: Bad gateway

Error 502 Ray ID: 3e013f4e57167e21 • 2018-01-20 10:11:01 UTC

Bad gateway

You

Browser

Working
Detroit

Cloudflare

Working
manmeds.top

Host

Error

What happened?

The web server reported a bad gateway error.

What can I do?

Please try again in a few minutes.