Cuando nuestros preescolares se portan mal delante de los demás

SOS: preescolar desobediente

Básico 7: INTIMIDAD

Cuando toca corregir a nuestro preescolar, mejor hacerlo en privado. En vez de caer en la manipulación o el soborno en público (“te lo compro si te callas”), intento llevar a mis preescolares a un sitio tranquilo y apartado para poder tratar con el problema que haya surgido; primero, para no avergonzarles, y segundo, para que tanto yo como ellos podamos estar atentos a lo que ocurre – yo al escucharles, ellos al escucharme a mí – en vez de estar distraídos con lo que nos rodea o con los consejos bienintencionados de los demás. A veces, si no podemos apartarnos, les hablo al oído.

Cuando haya que corregir a nuestros preescolares delante de los demás, siempre importa más la reacción que tengamos hacia nuestros hijos que la vergüenza que podamos sentir ante los demás. Me he tenido que preguntar, “¿Quiero que deje de llorar o _______ (rellénese con la situación) simplemente porque me está avergonzando?” Esa vergüenza es mi propio orgullo. Importa mucho más que preste atención a Pin o Pon de la manera que lo necesitan a que me congracie con los demás. Pero también, por amor a otros, si están estorbando, vamos a apartarnos para que los demás puedan continuar con su actividad. Mis preescolares también tienen que aprender que hay que ceder por amor a los que les rodean.

Quizás te interesen los puntos anteriores:
Seguridad
Definición
Consecuencia
Autoridad
Corazón
Paciencia


      

789

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 
403 Forbidden

403 Forbidden


nginx/1.12.2