Cómo contar tus desvaríos en un blog y no morir en el intento

Esta entrada va para Amor María y todas las madres que quieran empezar un blog; también podéis leer sobre las experiencias de otras madres blogueras que hemos entrevistado.

En Internet podéis encontrar raudales de información para complementar las ideas que os doy a continuación:

ANTES DE EMPEZAR TU BLOG

Define tu blog.

¿Sobre qué escribirás?
¿Cuál es el propósito de tu blog?
¿Qué estilo te definirá?

Un blog puede ser tan personal como un diario o tan impersonal como un tablero de anuncios. Puede ser poético o realista. Puede ser un fotoblog o videoblog. Tú decides en qué dirección canalizar tus desvaríos. También puedes mezclar, pero debes intentar resumir la idea de tu blog en una fraseque te sirva de norte. Siempre recuerdo un consejo de uno de mis profesores de periodismo: nos dijo que si alguien nos preguntaba de qué iba nuestro artículo, teníamos que imaginar estar en un coche delante de un semáforo y poder explicar el concepto del artículo antes de que cambiara la luz. Intenta aplicar este consejo a tu blog. Si te preguntaran en un semáforo, ¿de qué va tu blog?, tendrías que poder resumirlo antes de que se pusiera en verde. Más adelante, este resumen lo puedes pulir y poner en el perfil del blog para que los lectores se orienten a primera vista.

Te puedes hacer estas preguntas si te está costando definirte: ¿Quién quieres que lea tu blog en última instancia? ¿Qué mensaje quieres transmitir? ¿Qué esperas dar a los demás cuando leen tu blog? ¿Qué esperas sacar de la experiencia de escribir un blog?

Piensa en varias alternativas para el nombre del blog.

Te conviene poner un título que defina tu blog y dé una idea de qué va; puedes hacer una búsqueda breve en Internet para ver si ya existen otros blogs con ese nombre. Piensa en varias ideas con las que puedas trabajar.

Al final te harán falta dos nombres:
El título del blog: se puede cambiar con facilidad y puede ser más largo, como por ejemplo, “Mamá se ha vuelto loca”.
El título del url: consiste en un nombre más corto o resumido para el url (la dirección de la página de tu blog en Internet). Por ejemplo, si estás trabajando con Blogger, si le das el título de “Mamá se ha vuelto loca”, tendrás que ver si está disponible un url como “mamaloca” para que la dirección de tu blog sea mamaloca.blogspot.com (no te preocupes, tanto Blogger como otras compañías te guían a través de todos los pasos que tienes que seguir para ponerle nombre al blog, etc.; de esto hablaremos en la siguiente entrada).

Defínete como bloguera.
¿Escribirás con tu nombre y apellido, o sólo con tu nombre? ¿Desde el anonimato? Si prefieres mantener algo de anonimato, elige un nombre que te identifique y que suene bien con tu blog. Si no quieres revelar los nombres de tu familia, también puedes elegir nombres para ellos. Por ejemplo, en el blog Mujer desesperada, la autora es Triple, está casada con Insufrible, y sus hijos son Campeón y Princesa.

¿Preguntas, comentarios, aportaciones?

Segunda parte: A la hora de empezar tu blog

      

1002

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 
403 Forbidden

403 Forbidden


nginx/1.12.2